Red Bull y CC.OO, las últimas crisis de reputación tuitera